Madrid & Music & Luback

Madrid & Music & Luback

Formado en 2011, los madrileños LUBACK han crecido hasta dar con un estilo que engloba varias ramas musicales en una sola. Tras años de conciertos en las mejores salas de la capital, grabaron un primer álbum en español (“Inminente”, 2014). En él ya incluían canciones de estilos muy poco comunes en el mercado hispanohablante. Muy pronto las composiciones evolucionaron hacia un nuevo carácter y, con ello, un nuevo idioma, lo que desembocó en la grabación de “Relative Keys for Vital Subjects” (2016), incluido entre los 10 mejores discos de rock del año 2016 a nivel mundial por la webzine Zeppelin Rock.

 

La expresividad directa y emocionante del folk, la enérgica cadencia del blues y la garra del rock fluyen a través de la personalidad de LUBACK en su último trabajo: The deal (2018). La banda ha desarrollado un sonido propio, una identidad inconfundible, orgánica y versátil que plasman sin complejos en su última grabación de estudio.

 

Después de meses componiendo, grabando y ensayando, Luback nos muestra su siguiente paso en una sala única y perfecta para su estilo: el mítico Café Berlín. Allí podremos comprobar cómo la personalidad de Luback se traslada a los escenarios y mejora en directo. Unidos por una complicidad especial, la banda transmite emociones con una intensidad cargada de contundencia y buen gusto.

 

Autoproducidos y sin agencia hasta la fecha, este nuevo trabajo parece un fuerte y decidido acelerón. Pronto veremos hasta dónde les lleva.

 

 

¿Cuál es vuestro sitio favorito de la ciudad?

¡¡Buufff!! Qué difícil… Depende de para qué… Para tocar seguramente el Café Berlín (por ambiente, sonido, trato…). ¡Una sala única! Para comer somos muy variados, hay muchos que nos encantan, pero para tomar una birra escuchando buena música: el Revolution Rock Café de Las Rozas. Plan sin fisuras.

 

¿Qué es lo más raro que habéis visto desde el escenario?

De todo. Una de las cosas más impactantes fue ver a una señora de unos cincuenta y tantos años desplomarse como una árbol talado por pura borrachera. Cayó junto al escenario y, por supuesto, dejamos de tocar para atenderla. Al rato estaba con otra cerveza en la mano y dándolo todo.

 

¿Qué hacéis antes de salir al escenario?

Normalmemte cenar y hablar de cualquier cosa, tercio en mano. Estar de risas. Nada del otro mundo.

 

¿Dónde preferís tocar (Teatros, sala pequeña, sala grande, festivales…)?

Las salas pequeñas o medianas tienen un encanto especial, hay una cercanía que en otros sitios se pierde y el sonido también llega más a los huesos. Seguramente es la mejor atmósfera para conectar con el público.

 

¿Cómo “salió” el Luback? ¿A qué se debe?

Viene de LUBA + ROCK. Y “Luba” viene de la “misa Luba”, un ritual religioso africano en el que la música es muy intensa, y con ese punto tribal… (habla Cristian, el cantante)Es algo que supe por mi madre, que nació en Guinea Ecuatorial. Pensé que me gustaba la idea de unir esos dos conceptos en nuestra música: algo en cierto modo espiritual, emotivo, pero también con raza, mezclado con la energía y la expresividad del rock. Así que: LUBA + ROCK = LUBACK.

 

¿Cuál es la razón del título de The deal?

Se refiere a un trato con la vida, en el que tienes que dar lo mejor de ti para que ella te devuelva algo más o menos parecido a lo que esperas obtener. Es lo que nos estamos aplicando con la música, con Luback: currar a destajo y ser honesto con lo que haces. Quejarse porque no llegan las cosas por sí solas no suele servir de demasiado…

 

¿Cómo definirías el directo de The deal?

Diría que es muy orgánico, muy natural, pero a la vez con mucha fuerza y lleno de pequeños detalles. Cuidamos mucho los matices, y cada uno aporta lo que le sale como una pieza que ya estuviese ahí desde el principio. Hay una gran conexión entre nosotros y con las canciones, y eso facilita mucho las cosas. También suelen surgir improvisaciones en los bolos, esos momentos de dejarse llevar tan importantes para el músico y para el público… Si no dejas espacio para eso, se pierde autenticidad.

 

¿Cómo fueron los primeros momentos? ¿Qué recordáis del primer concierto?

Fue en un concurso acústico del ContraClub de Madrid, hace muuuucho tiempo… La verdad es que por aquel entonces cantábamos en español y la formación era distinta, pero el estilo ya apuntaba hacia este rollo que hacemos ahora. Recuerdo que pasamos a la semifinal, así que… ¡no se dio tan mal!

 

¿Cuál es el último disco (de otro artista) que os conquistó?

Últimamente está muy presente entre nosotros el “Heartbreak Hits” de Theo Katzman. ¡Brutal!

 

¿Nos recomendáis una banda emergente o poco conocida?

“Anaheim”. Bandaza increíble y temazos. También hemos coincidido hace poco en Cazorla con unos que cantan en español y que nos parecieron buenísimos: “Incompetencia”.

 

¿Cuál es ese disco o canción placer culpable (Casi imposible de reconocer)?

Pues me temo que estamos todos de acuerdo en que “Everybody” de los Backstreet Boys es un temazo con una de las mejores líneas de bajo de la Historia. Y PUNTO.

 

¿Cómo preferís escuchar la música (Vinilo, CD, Streaming o Youtube)?

Hombre, por preferir… vinilo SIEMPRE. Ese sonido no se consigue en ningún otro soporte. Pero no siempre se puede…



Quizás también te interese: