EdredoN lanza Modo humano

EdredoN han vuelto. En estado de gracia. Nunca se fueron, estuvieron viajando. Regresan con el hallazgo, en Modo Humano, destilado de las virtudes ya presentes en sus dos anteriores álbumes. Más: bailable, directo y brillante. También (¡sorpresa!) cantable. Tenso, épico, oscuro e hipnótico. Menos: es más, dicen. Paisajístico, evocador y contagioso. Todo en Modo humano transmite una intención clara y cálida, propia y exclusiva de los discos inspirados que disfrutan haciéndose y que resultan adictivos. Crudeza analógica, matemática y sudor. Momento de sumergirse y disfrutar del híbrido edredónico entre máquinas y vísceras, infeccioso y gozosamente humanoide como nunca antes. La larga espera ha merecido la pena.