Wire llegarán a finales de noviembre para presentar Silver/Lead

Los británicos Wire presentarán en directo su último disco, “Silver/Lead”, en cinco ciudades. Lo harán con un tour que empezará el 26 de noviembre en Cádiz (Aulario La Bomba) y que finalizará el 1 de diciembre en Lugo (Clavicémbalo). Entre medias, tres actuaciones más: Madrid, el 28 de noviembre (Cool Stage, dentro del ciclo SON Estrella Galicia), San Sebastián, el 29 (Dabadaba) y Gijón, el 30 (Sala Albéniz). “Silver/Lead” es el 15º álbum de Wire, tal vez la más psicodélica de las bandas referenciales del primer post-punk, y ciertamente una de las más ruidosas, un referente evidente de nuevas metamorfosis del género como Parquet Courts y Savages. El disco que nos ocupa se publicó el año pasado, coincidiendo con su 40º aniversario como formación, si bien es un trabajo (más lento y extraño que lo han venido facturando en los últimos años) que, más que querer relacionarse con el pasado del grupo, pretende vislumbrar su futuro.

 

Wire surgieron en el epicentro de la explosión del punk -nacieron en Londres, en 1976-. Pero mantuvieron una distancia con ese crujido, resistiéndose a ser etiquetados. Así que cuando la gran mayoría de grupos punk se convirtieron en una caricatura, ellos mantuvieron una identidad inquieta, basándose en la experimentación y en la metamorfosis continua. Entre 1977 y 1979, cuando publicaron sus tres primeros álbumes, no dejaron de reinventarse: primero, rock anfetamínico, con el punk llevado a sus extremos, aunque con ironía y abstracción; luego dejaron atrás ese minimalismo y se pusieron más atmosféricos; con el tercero llegó la fase melódica. Han seguido sacando discos hasta llegar a la quincena, pero solo cuando las ideas que aparecían les parecían correctas. Ni uno de relleno. Esa actitud les ha dado una longevidad a prueba de bombas y una relevancia incombustible. En 2013 publicaron “Change Becomes Us” (el título ya lo dice todo): entraron en el estudio para grabar viejas canciones que solo habían editado antes en algunos directos; hablamos de temas de principios de los 80. Salieron de ahí con cortes que habían encontrado su lugar e intensidad en el contexto moderno, toda una declaración de intenciones para sus alumnos del post-punk, que son muchos. Dos años más tarde llegó “Wire”, cuyo título podría sugerir una especie de declaración de principios definitiva, una especie de resumen del camino recorrido, aunque los tiros no iban por ahí, pues sus sutiles subversiones tenían más que ver con una actualización de su legado (“potente y crujiente”: The Guardian). Y en 2016 cayó el mini álbum “Nocturnal Koreans” (“fenomenal, suena desafiantemente moderno”: The Quietus), antesala del álbum “Silver/Lead”, el que ha dado pie al tour con que nos visitarán en la recta final de este 2018.



Quizás también te interese: